Mis dos tatuajes por la fe y el amor. Parte I.

Blanco & Negro, Línea, Minimal

Todos mis tatuajes han sido en La Mano Zurda porque siempre que iba a Fuencarral pasaba por su estudio y me quedaba alucinada mirando desde fuera a través de sus grandes escaparates y siempre pensaba: "si algún día me hago un tattoo, será aquí". Y así fue, no lo dudé ni un segundo. Lo tenia tan claro hasta llegar al punto de esperar unos meses para poder hacérmelo ahí y dado que soy una persona bastante impaciente, es un dato importante que demuestra las ganas que tenía de que mi primer tatuaje fuera ahí, con todos ellos. Después de 4 tatuajes, un reportaje (el cual te invito a leer clicando aquí) para mi blog y momentos guays, se han convertido en mis coleguis del rollo ;)

La primera vez que me tatué fue en febrero del 2015 con una amiga que también se tatuó. Por la noche teníamos un concierto de las Nancys Rubias en la Joy Eslava. Me tatué ese día con Rasteau porque quería sentirme del “rollo conciertero”, llevar un tatuaje al concierto y sentir como que pertenecía a su atmosfera de cerveza+tatuaje+Nancys Rubias. Aunque mi tatuaje fuera un “chiqui-tatuaje” como dice Alfonso (uno de los fundadores de La Mano Zurda), la verdad es que yo me sentía guay llevándolo al concierto. Pero el motivo de mi tatuaje no es ese, el motivo de mi primer tatuaje es la Fe. A lo largo de mi vida, como a muchas personas, me han pasado muchas cosas, unas alegres y otras, ya sabéis, no tanto. Estaba atravesando un malísimo momento en mi vida, en cuanto a lo personal y también en lo profesional, pues no estaba segura de que la carrera que estaba estudiando me llenase (Comercio Internacional y Marketing), la segunda parte e incluso parte de la primera, me gusta. De hecho hace apenas un año cree un blog de Marketing (Marketinizate.com) el cual, con trabajo e ilusión he conseguido que esté llegando (poco a poco) bastante lejos. Bueno, retomando lo de mi carrera… El problema viene con las asignaturas de números y demás, un asco. Estaba bastante quemada con ello y bueno, como acabo de contarte, mi vida personal tampoco era todo luces.

"Pedía que ambas partes de mi vida (personal y profesional) llegasen a la luz que hay al final de todo túnel y así, poder cruzar la meta."

En esa etapa empecé a rezar mucho, le pedía cosas a la Virgen, a Dios, a los seres queridos que he ido perdiendo por el camino, para que ambas partes de mi vida (personal y profesional) llegasen a la luz que hay al final de todo túnel y así, poder cruzar la meta. Llegó un momento en que estaba tan perdida y a la vez, desesperada, sin motivación, sin objetivos, sin nada que me hiciera levantarme de la cama, que empecé a pedir y rezar con muchísima intensidad, con más fuerza y prometí que si me ayudaban y al final lograba salir de toda esa mierda, me haría una cruz, la que yo llamo “la cruz de la fe” (por las pintitas que tiene arriba) como muestra de agradecimiento, como señal de que tengo algo por lo que creer. Por lo que creer en mi. Una forma de recordarme que lo de “si quieres puedes” y “la fe mueve montañas”, es mucho más que dos frases típicas que se llevan diciendo años y años. Y así fue, tuve Fe, salí y ahora lucho por todo lo que quiero y salto con motivación las piedras que me encuentro en el camino. Qué por cierto, a veces son más de las que esperamos y merecemos. Hay gente que me dice que eso fue casualidad, que yo retome con fuerza mi camino y logré salir de “mi mierda” porque yo me lo propuse, porque yo me esforcé por dejar atrás una situación que me desvivía…Sí, eso ya lo sé! Sé que solo con rezar o pedir que algo se cumpla no vas a salir de tus problemas, pero también sé que sin creer y tener fe en que puedes lograrlo, tampoco lo conseguirás. Yo me sentía (y siento) bien sabiendo que puedo mirar al cielo y no sentirme sola. Y ahora tengo una cruz en la muñeca izquierda que me lo recuerda cada día. Sobretodo, cuando inconscientemente decido olvidarlo.

Mi segundo y tercer tatuaje me lo hice el mismo día. Os hablaré primero del tatuaje amor. El rayo me lo hice por mi Abuela Rosario, es un ser excepcional, una mujer trabajadora y luchadora, que quizás no vivió como quiso pero si lo hizo así, fue por los que quiso. Es mi debilidad, mi talón de Aquiles y aunque no necesito que nada ni nadie me lo recuerde, quería hacerle una especie de homenaje en mi piel.
¿Por qué un rayo? Desde hace muchos años le digo que me da “poder” para conseguir las cosas y en muchas ocasiones, cuando tenia cosas importantes en la universidad como presentaciones o cualquier cosa similar, le llamaba para que me tranquilizase y me inyectará energía, motivación, incluso algo de despreocupación para rebajar así mi nerviosismo… Y como eso, todo en mi vida. Un símbolo de Poder es el rayo y decidí que así lo representaría. Me parecía que era más original que poner su nombre o la inicial R. Ahora mi “Rosario´s Power” no solo tiene un lugar en mi corazón, si no también en mi piel.

De mis otros dos tatuajes, los que representan "Fuerza" y "Sueños", hablaré más adelante, en una segunta parte.

Texto escrito por Estíbaliz Ruiz.

Imágenes de esta historia...

2 comentarios

Si te ha gustado esta historia, compártela con tus amigos.

Protagonista

Estíbaliz Ruiz, Madrid.

25 años.

Tatuador

rasteu.

La Mano Zurda.

Ver sus trabajos
tu historia

¿Tienes un tatuaje con algo que contar? Comparte tu historia en nuestro diario haciendo clic aquí.

#YOSOYMISTATUAJES, una idea de La Mano Zurda | info@yosoymistatuajes.com | 915 22 87 33