Prefiero recordar lo que superé, no por lo que pasé.

Animales, Color, Neotradicional

El origen de mi tatuaje se remonta al verano pasado.

A mediados de mayo me diagnosticaron cáncer. Me encontraron un tumor en el testículo y, a raíz de todas las pruebas que vinieron a continuación, me plantearon la posibilidad de empezar un tratamiento con quimioterapia. Gracias a que no se había extendido y que se había detectado a tiempo, sólo con la operacion se extirpó el tumor sin mayor problema, pero había posibilidades de se volviese a desarrollar en el futuro. Con la quimio esas posibilidades se reducían al 1% y, dado que tenía sólo 26 años y no quería volver a tener que pasar por lo mismo, acepté empezar con el tratamiento.

Fueron tres ciclos con una duración total de 3 meses, lo que fue básicamente todo el verano pasado y parte de septiembre. Hubo momentos más difíciles que otros pero lo aguanté bien con la seguridad de que después del último día de quimio podría olvidarme para siempre del tema.

Uno de esos días decidí reservar una cita en el estudio. Ya tenía la idea en mente desde casi el principio y pensé en escoger como fecha para empezar el tatuaje el día después de que me confirmasen si el tratamiento había conseguido eliminar todo rastro del cáncer.

Por suerte, todo salió bien y pude tatuarme en la fecha escogida. El concepto de mi tatuaje es básicamente el de "corazón de león". No quise el tatuaje como recuerdo por lo que pasé, si no como recuerdo por lo que superé. Se basa en la superación personal, haber pasado por algo que por desgracia está cada vez más presente en nuestro día a día, pero que por suerte también cada vez es más curable. El león transmite la fuerza y el corazón la serenidad. Fuerza por la edad en la que me ha pasado, ya que la energía se nota al pasar por esto con sólo 26 años. Serenidad porque todo se basa en la mente, ahí es dónde de verdad tienes que estar fuerte para no venirte abajo en ningún momento.

Finalmente, la corona de Basquiat viene a representar que mejores épocas vendrán. Es un artista que me gusta bastante y quería contraponer su estilo al tatuaje para que la corona quedase remarcada.

Ha sido una experiencia al fin y al cabo, y sólo me va a servir para ser mejor persona en el futuro y para afrontar todo lo que venga con otra actitud y energía.

Texto escrito por Alejandro Sierra.

Un comentario

  • ¡Qué gran historia! Un ejemplo de superación, fuerza y serenidad reflejado a la perfección en un tattoo. Bravo!!

Si te ha gustado esta historia, compártela con tus amigos.

Protagonista

Alejandro Sierra, Madrid.

27 años.

Tatuadora

krish trece.

La Mano Zurda.

Ver sus trabajos
tu historia

¿Tienes un tatuaje con algo que contar? Comparte tu historia en nuestro diario haciendo clic aquí.

#YOSOYMISTATUAJES, una idea de La Mano Zurda | info@yosoymistatuajes.com | 915 22 87 33