Sin tatuajes, me sentiría sin memoria, sin mis últimos veintiséis años.

Color, Entrevistas, Naturaleza

Por casualidades de la vida, hemos dado con Tuerto. Y bendita casualidad, porque tras entrevistarlo hemos tenido la oportunidad de ver conocer a la persona que hay detrás de un rostro cubierto de tinta azul y verde y los párpados atravesados por un piercing. Como no podía ser de otra forma, en #yosoymistatuajes sabemos que cada tatuaje o "modificación corporal" tiene un trasfondo, un sentimiento... y esto es algo que Tuerto nos ha dejado muy claro desde el primer momento. Os dejamos con la entrevista a una persona coherente y libre, muy libre. Gracias Tuerto.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Podrías definirte en dos o tres líneas?
#TUERTO: Libre, libertino, ateo, nudista, descarado, amable, curioso, bromista, extravagante, playero, melómano, franco, testarudo, generoso. Un niño travieso buscando playas. Un niño travieso y preguntón.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Qué significado tiene para tí el tatuaje? (independientemente de los tuyos, el tatuaje en general)
#TUERTO: Libertad. Unión con la tribu. Ceremonia de paso. Recuerdo de una gran pérdida. «El tatuaje duele mil veces menos que su significado» J.B.C. Crazy.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Recuerdas cuál fue tu primer tatuaje?
#TUERTO: Mi primer tatu fue autotatu, a mano, con alfileres entomológicos robados y tinta china robada. Una gran experiencia. Me dibujé, al principio, un punto grande, en negro; y lo acabé en una cruz, rellenando todo. En mi tobillo, a los 20 años. Lo llevo, y lo llevaré. No lo taparé con ninguno.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Te costó mucho decidirte a empezar a tatuarte la cara?
#TUERTO: No, nada. Soy decidido y cabezota. Lo llevaba pensando desde joven, y lo realicé a los 42 años (2012). Desde joven, como algo posible, si fuera millonario. Y a los 42, hecho, siendo pobre y parado.

#YOSOYMISTATUAJES: Muchas partes de tu cuerpo están “limpias” aún, ¿por qué te has centrado tanto en tatuarte el rostro?
#TUERTO: Porque la faz lo dice todo. Es un tatu de invierno, de no remangarse... Quise comunicar mi gran pérdida, a mi forma descarada. Y el resto del cuerpo cuesta dinerito, y sólo algunos me tatúan gratis...

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Por qué un tatuaje del mar? ¿Qué simboliza?
#TUERTO: Porque adoro la playa. Simboliza mi amor por la playa. Es el mar soleado, en azul y verde. Sin arena, sin rocas, sólo mar. Luego tatué un sol en la cabeza, un sol poniente. El sol es mi estrella favorita, la estrella de mi vida. Y por enfermedad, perdí el sol alto. Ya no aprovecho el día, sólo dos horitas...

#YOSOYMISTATUAJES: ¿En algún momento te has arrepentido de alguno de tus tatuajes? Si pudieras, ¿borrarías alguno?
#TUERTO: Nunca. Si me arrepintiera, lo quemo, tapo o arranco. Lo que me jode es ver la tinta perderse, por infección o cualquier otro motivo... Y mis gustos cambian. Ahora quiero colores, y poco negro. Y los tendré, si sigo.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Quién es tu tatuador? ¿Aceptó desde el primer momento tatuarte la cara?
#TUERTO: Ella es Montse Manzorro, de Tarambana Tattoo, en El Puerto de Santa María. Sí, aceptó, pues me conoce bien. Yo no mendigo un tatu. Si se negara, lo hace otro, o yo mismo, faltaría más. Pero ella es comprensiva, amable, bromista y generosa (me regaló algunos). No tuve que irme lejos para encontrarla: su estudio lo tengo a un kilómetro. Todo fue bien desde el primer pinchazo, con mis manos, empezando mis manos. Y la unión entre tatuador y caritatuado (de cara tatuada) siempre es especial. Además, ella también me perforó mi piercing Tuerto. Más unión todavía.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Eres de los que se relajan con el dolor?
#TUERTO: No, no, deja eso, ¡ja ja ja! No me interesa sufrir mucho. Soporto el tatu, y basta. Pero el piercing lo gocé: dolor y un gran placer posterior. Pero no busco dolor. Busco el tatu, y el tatu duele, y basta. Y me duele menos con un espejo.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Qué parte podrías decir que ha sido la más dolorosa de tatuar?
#TUERTO: Las orejas... Pero algunas zonas; otras, no. Y la zona ósea de los ojos (párpados, no). Y puntos de la nariz. A pesar de ello, repasé varias veces; y seguiré, pues la tinta se va escapando con los años, claro...

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Cómo te sentirías si despertaras mañana sin un solo tatuaje en tu cuerpo?
#TUERTO: ¡Ja ja ja ja!¡Vaya, tengo 20 años! Me volvería a tatuar. La cara, lo segundo. Las manos, lo primero. Las manos tatuadas son mágicas: las miras un millón de veces, sin cansarte... Sin tatuajes, me sentiría sin memoria, sin mis últimos 26 años (aunque estuve 12 sin tatuarme).

#YOSOYMISTATUAJES: ¿En qué ha cambiado tu vida (para bien y para mal) desde que te tatuaste la cara?
#TUERTO: Cambia mucho. Para mal, pocas cosillas. Soy un amante del ajo crudo (llevo tres tatuados en la muñeca), y conozco muy bien a los que no lo aman... Dejé de comerlo, me hundí, me di por vencido... Un ciego podría apartarse sin ver mi cara tatuada, por mi olor... He vivido lo suficiente para saber eso y más. Para mal, poco. Y para bien, mucho. La poli te deja tranquilo, soy conocido en todo el mundo, no me escondo, un tatu facial es para nobles. Las personas te recuerdan: el revisor del tren, el camarero, la cajera, la tía maciza, los delincuentes (yo fui uno), las mironas de playa... Las fotos, adoro las fotos. Puedes sacarme de la mesa de un restaurante para posar contigo un momento, con mi mejor sonrisa. Puedes repetir diez veces la foto con tu móvil nuevo, y me río. Puedes citarme a las claras del día, para posar gratis, y llegaré sonriente... El tatu facial, si eres enrollado, te da mucha vida, cada día. Evita incluso mi suicidio: uno espera más y más fotos, y teme no llegar a tiempo, vivo, a posar para ese chiquillo que empieza ahora con su cámara... Y soy nudista y minusválido: ambos grupos de población están marginados. Yo pongo mi granito de arena en su defensa, y mi cara ayuda, se recuerda...

#YOSOYMISTATUAJES: Si te dieran a elegir: tatuaje en la cara o piercing en el párpado, ¿de que prescindirías?
#TUERTO: Muy buena pregunta. Y respondo sin dudar: me quedo con mi Tuerto piercing. Mi piercing es el resultado de muchas horas reflexionando, más que con el tatu. El resultado de llevar 22 años un ojo falso e incómodo, una máscara «decente», para trabajar. Mi piercing Tuerto lo inventé para vivir mejor, no sólo por estética. Inventar un piercing en el siglo XXI no es fácil. Inventarlo y que sea funcional, menos todavía. Cumple una función: mantener el párpado superior en línea, ajustado, más o menos, con su par. Que no se hunda demasiado, pues llegaría a ser un poco incómodo (sé lo que hablo), pero menos incómodo que el ojo falso, claro. Mi piercing soy yo, me define, me presenta en sociedad, me presenta en mi playa, lo baño, lo duermo, nunca lo quito. Es mi antiparche, su enemigo, es mi broma de tuerto nudista... Lástima no haberlo puesto años antes, por haber tirado mi vida con aquel cacharro chapucero, por quedar bien en un currículo... Mi tatu facial es del montón, hay cientos parecidos, no soy nadie en eso. Mi mote (Tuerto) no define mi color ni mi cara. Mi piercing y yo somos lo mismo. Siempre me dan más alegría los anilladores que los tatuadores: cada uno me pregunta por lo suyo, pero el anillador me valora más.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Qué le ocurrió a tu ojo izquierdo? ¿Por qué en lugar de una prótesis llevas un piercing en el párpado?
#TUERTO: Estuve en el Ejército, en un cuerpo de elite (1990), y me vejaron, como a todos. No lo toleré, está prohibido. Y me largué a mi modo: pinchándome un ojo (el izquierdo era miope). Me operaron tres veces. A la tercera (ya fuera, por lo civil), me sacaron el globo, por infección y peligro de ceguera. Y me «regalaron» la chapuza de vidrio. Con la respuesta anterior, ya queda todo explicado. Y el pendiente, además, es muy barato.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Te afectan las reacciones de la gente?
#TUERTO: Soy una persona sensible. Ya expliqué que comía ajo crudo, y me di por vencido. No me apetece luchar todo el tiempo contra mi familia y la sociedad que me rodea... Cansa... Y el ajo no es necesario para vivir, ni el tatu. Me afectan las reacciones, y suelen ser buenas. La mayoría no te insulta. O gusta y lo dice, o calla y pasa de largo. Estoy acostumbrado, y echo de menos esas miradas, si no salgo a la calle en unos días... Ellos son como un espejo. Porque, a veces, olvido que llevo tinta y pendiente ahí... Maldito despistado... ¡je je jeee! ¿Volveré al ajo crudo? Si me voy a vivir solo al campo, vuelvo al ajo. Pero no es probable que me vaya.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Tienes establecido algún límite en cuanto al número de tatuajes que te gustaría hacerte?
#TUERTO: No hay más límite que mi playa, y el dinero. Si me los regalan, debería reunirlos en un corto periodo de tiempo, dejar curar, ir a mi playa, y volver a pinchar más. Y si me das a elegir (otra buena pregunta) entre seguir tatuándome o estar cada día en la playa que yo pida, te aseguro que escojo lo segundo. Ahí está mi corazón, mi niñez... No, no soy el típico modificado. Ni el típico nudista. Ni el típico minusválido. Pero abarco y apoyo a los tres.

#YOSOYMISTATUAJES: ¿Alguna anécdota relacionada para terminar?
#TUERTO: Mi memoria no es buena. Pero recuerdo un bonito piropo: «Pareces el personaje de un videojuego». Me encantó. Y también suelen preguntar si mi pendiente no es muy incómodo. Y ya les suelto, si disponemos de tiempo, la minientrevista estilo Tuerto, un hombre accesible y divertido. Y se van contentos.

#YOSOYMISTATUAJES: Una vez más, muchas gracias.

Texto escrito por Tuerto.

Imágenes de esta historia...

3 comentarios

  • STAFF
    En nombre del equipo de #Yosoymistatuajes, queremos agradecer la atención y simpatía con la que Tuerto ha aceptado realizar esta entrevista. Solo esperamos que sigas siendo como eres! Muchas gracias!!

Si te ha gustado esta historia, compártela con tus amigos.

Protagonista

Tuerto, El Puerto de Santa María.

46 años.

Tatuador

Montse Manzorro.

Tarambana Tattoo.

Ver sus trabajos
tu historia

¿Tienes un tatuaje con algo que contar? Comparte tu historia en nuestro diario haciendo clic aquí.

#YOSOYMISTATUAJES, una idea de La Mano Zurda | info@yosoymistatuajes.com | 915 22 87 33